Nota de prensa

Élder Quentin L. Cook ministra a miembros de la Iglesia en Manila, Filipinas

Ante la amenaza del Volcán Taal, élder Cook dijo "Estamos preocupados por todos los afectados y esperamos contribuir a cualquier cosa que sea necesaria para bendecir todas las religiones. Tienen nuestras oraciones y nuestra fe"

El élder Quentin L. Cook, del Cuórum de los Doce Apóstoles de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Ultimos Días, llegó el sábado con su esposa, Mary, para pasar una semana ministrando a los miembros y líderes de la Iglesia, y para reunirse con los principales líderes religiosos, miembros de los medios de comunicación, funcionarios del gobierno, socios y receptores humanitarios. Su participación programada en las donaciones de ayuda humanitaria Ilumina El Mundo en Filipinas, ha sido pospuesta.

 

El élder Cook se reunió con destacados líderes interreligiosos del área de Manila en un almuerzo en la Oficina de la zona de Filipinas el lunes 13 de enero, y dijo "expresó nuestra preocupación como Iglesia sobre el Volcán Taal. Estamos preocupados por todos los afectados y esperamos contribuir a cualquier cosa que sea necesaria para bendecir todas las religiones. Tienen nuestras oraciones y nuestra fe".

Antes de la amenaza aumentada del volcán, el élder Cook elogió la resiliencia de los filipinos ante los frecuentes desastres de las Islas Filipinas ante un devocional especial celebrado para miembros y amigos de la fe de las congregaciones de la zona de Mandaluyong el domingo, 12 de enero de 2020.

Élder Cook dijo a los miembros: "Sé que hay muchas pruebas y dificultades. Los filipinos siempre se han enfrentado a aquellos de una manera tan gloriosa. Estuve aquí poco tiempo después de que el Monte Pinatubo [1991] hubiera explotado y casi un millón de personas tuvieran que abandonar sus hogares. Pero hay algo en los filipinos que incluso cuando suceden cosas malas, se reúnen, levantan el ánimo y sonríen y siguen adelante".

El Volcán Taal, ubicado a unas 35 millas al sur de Manila, Filipinas, está arrojando una gran columna de cenizas, vapor y rocas de hasta nueve millas en el cielo, lo que representa serias amenazas para los residentes. Es la primera vez en 43 años que el volcán ha entrado en erupción.

Los residentes en toda Manila, Filipinas, se están preparando para los riesgos asociados con la erupción volcánica, y los miembros y amigos de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días se refugian en los edificios de la Iglesia para tomar medidas de precaución. Tales precauciones se están tomando en las ciudades de Lipa, Tanauan, Balayan y Agoncillo. Todos los misioneros de la zona afectada están a salvo y han sido reubicados o se alojan en sus hogares.

Los funcionarios gubernamentales han emitido una alerta de nivel 4 (5 es el nivel más alto), lo que significa que la ceniza volcánica moderada está amenazando el área advertida. Esa área incluye el área metropolitana de Manila, la capital de Filipinas con una población de más de 21 millones de personas.

Nota sobre la Guía de Estilo:Al publicar noticias o reportajes sobre La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, tenga a bien utilizar el nombre completo de la Iglesia la primera vez que la mencione. Para más información sobre el uso del nombre de la Iglesia, visite nuestraGuía de estilo.