Mormon Newsroom
Noticia

586 jóvenes mormones reciben tratamiento dental

Un grupo de 138 médicos de diversos países atendieron a jóvenes mormones de Nicaragua

586 Jóvenes mormones del todo el país recibieron atención médica por parte de una brigada de médicos internacionales, además de brindar atención médica algunos miembros de la brigada participaron en diversas actividades de servicio, donde compartieron con miembros de la Estaca Masaya a los que les llevaron varios artículos que habían sido donados para tal propósito por miembros de la Iglesia en Estados Unidos. También visitaron el Hogar de Protección Pajarito Azul, el orfanato ubicado en el crucero, así como la visita a pacientes del Hospital Vélez Paíz y del Hospital de niños "La Mascota".

¿Por qué estamos aquí?  Porque sabemos que somos hermanos y hermanas, nosotros somos hijos e hijas de Dios, porque les amamos y queremos ayudarles a cumplir el plan del Padre Celestial y que puedan servir una misión, porque sabemos que este plan es maravilloso y no hay mejor plan en el mundo, deseamos servirles de corazón, para ofrecerles la oportunidad de recibir tratamiento dental… ustedes son la esperanza de Nicaragua, de la Iglesia, el futuro está en sus manos.  Fueron las palabras del responsable de la brigada médica el señor David Sheets

La brigada estuvo compuesta de 128 voluntarios de los Estados Unidos, 4 de Canadá, 4 de Honduras y 2 voluntarios del Salvador, entre odontólogos, maxilofaciales, asistentes y estudiantes los que realizaron exámenes de laboratorio, corte de cabello, toma de fotografías y tratamiento dental.

El viaje de las 27 horas: para los 4 miembros SUD de Bluefields y los 39 jóvenes de la Iglesia de Puerto Cabezas el viaje no fue nada fácil, ya que el viaje que normalmente toma 16 horas a 18 horas, se demoró 27 horas por fallas mecánicas que presentaba el bus en el que se trasladaban. Según nos relata Frinx Mendoza: “fue un viaje difícil pero pudimos ver la mano de Dios al protegernos durante el viaje, yo no entendía, pero conforme avanzábamos nos encontrábamos personas que nos decían que acababan de pasar varios accidentes, el Señor pone realmente las cosas en el tiempo. Al llegar uno de nuestros líderes nos invitó a ver a los ojos a las personas que nos estaban prestando servicio y miraran no solamente personas sino el sentimiento de caridad y del amor puro de Cristo, que ellos nos tenían ya que el dejar sus trabajos y a sus familias por nosotros, fue realmente un sacrificio mayor para ellos que para nosotros y pude ver que era así. Una de las cosas que me ayudaron a ver la mano de Dios fue cuando en el transcurso del viaje y el bus sufría algún desperfecto se quedaba cerca de los pueblos donde podían conseguir repuestos y reparar el autobús y proseguir nuestro viaje y sentía que lo reparaban muy rápido".

El hermano Frinx y su hermana Clayda se están preparando para servir una misión de tiempo completo. Con ella también conversamos y nos expresó lo siguiente: “Me pareció realmente hermoso todo lo que los médicos han hecho, los sacrificios, los vi trabajando bastante, especialmente conmigo y tuvieron mucho amor y paciencia ya que me realizaron una endodoncia y me calzaron varias muelas y no sentí dolor y el trato fue muy especial, me siento muy agradecida".

Ex misioneros en Nicaragua participan en la brigada:  Para el doctor Sherdon Córdova del Estado de Washington, la experiencia fue muy especial ya que él estuvo sirviendo una misión en nuestro país entre los años de 1993 a 1995. Y recordaba con nostalgia el tiempo que sirvió en nuestro país, la calidad de nuestros jóvenes y su deseo de obedecer los mandamientos de Dios. El élder Eugenio Rodríguez de Panamá y yo abrimos el área en Juigalpa, y la primera reunión sacramental fue el 13 de noviembre de 1994, fue muy lindo.

Paola Boza, es otra de las ex misioneras que sirvió en nuestro país de diciembre de 2006 a mayo de 2008, es estudiante de odontología y vive en Guatemala, para ella también ha sido una experiencia maravillosa.

Un llamado a servir: David Sheets, director del Programa Sonrisas para Centroamérica expreso sus sentimientos en cuanto al servicio que brindaron a jóvenes e instituciones del país: "para mí. Esta es la brigada número 23. Está iniciativa nació en el año 2000 luego de la emergencia por el huracán Mitch, mi familia y yo venimos a Centroamérica e iniciamos en Trujillo, Honduras con un donativo para los damnificados por el huracán, luego regresamos en el 2003 con otro donativo para un orfanato en Honduras y un odontólogo de mi barrio me pregunto si necesitábamos ayuda y le dije que sí y viajamos con 3 odontólogos y montamos una pequeña clínica para atender a los niños del orfanato, cuando estábamos haciendo los primeros trabajos atendimos a unos misioneros de tiempo completo y encontramos que los misioneros latinos tenían muchos problemas con sus dientes y fue una sorpresa para nosotros y realizamos una encuesta y nos dimos cuenta que efectivamente los misioneros latinos no tenían un adecuado cuidado en sus dientes y el élder Jones (Presidente del área de Centroamérica) en ese entonces nos pidió poder ampliar nuestra atención y luego nos invitó a ir a Guatemala, luego venimos a Nicaragua y pasamos al Salvador. Salimos cada 6 meses a distintos países de Centroamérica, hacemos 2 brigadas en el año, participan médicos generales, hacemos cortes de pelo, tomamos foto para que puedan llenar sus carpetas misionales, además realizamos exámenes de sangre y orina, rayos x, endodoncia, cirugía oral, damos capacitaciones y apoyamos en proyectos de servicios con algunas instituciones. Cada persona asume sus propios gastos, se hace un presupuesto y se les pasa a ellos para que sepan cuánto les va a costar. Traemos además donativos que recolectamos entre nuestros miembros para darlos a instituciones como orfanatos y hospitales. Todos los días realizamos una visita por la mañana y por la tarde. Es un privilegio estar con personas tan especiales como lo son los voluntarios y ayudar a los jóvenes, no puedo pensar en otra cosa mejor que ayudar a las personas que lo necesitan. Es un privilegio prestar servicio como lo hizo el Salvador. Es un privilegio estar aquí con estas personas tan especiales… es un llamado a servir”.

Además de los brigadistas se contó con el apoyo de varios miembros de la Iglesia en Nicaragua que prestaron servicio como traductores y apoyando en la parte logística, Para la doctora Thania López Contreras de la Estaca Masaya y miembro del barrio Monimbo la experiencia ha sido enriquecedora dado que ellos vienen con técnicas que no se aplican en el país, ella nos comentó: “El conocimiento es grandísimo, si bien es cierto he dejado de atender en mi clínica pero el conocimiento que estoy adquiriendo es grande. Es mi tercera vez que participo y es una experiencia maravillosa, todo este tratamiento que ellos traen es carísimo y es una gran ayuda para nuestros jóvenes, además he visto casos muy interesantes, el equipo es moderno y traen excelente material que no hay en nuestro país”.

Ángel Rene Jiménez que sirvió como traductor nos expresó: “ha sido muy gratificante y tuve una bonita experiencia al estar ayudando a desempacar las corbatas vi varias que venían con testimonio, todos testificaban que Jesucristo es nuestro Salvador y Redentor, hay como 1000 corbatas aquí, fue muy especial para mí. El poder dar de mi tiempo ya que pedí permiso en mi trabajo para poder estar acá. El hecho de ver como el evangelio está creciendo, ha sido muy lindo poder servir como traductor para nuestros jóvenes.

Líderes eclesiásticos de todo el país, como los jóvenes que recibieron atención médica, expresaron su amor y agradecimiento por el servicio que recibieron de este grupo de médicos internacionales.

Nota sobre la Guía de Estilo:Al publicar noticias o reportajes sobre La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, tenga a bien utilizar el nombre completo de la Iglesia la primera vez que la mencione. Para más información sobre el uso del nombre de la Iglesia, visite nuestraGuía de estilo.