Noticia Destacada

Obispos obtienen ayuda de una nueva aplicación móvil

La Iglesia estará realizando el plan piloto de una aplicación sencilla para los obispos.

Los deberes que el Señor ha confiado a los obispos, de ministrar a las ovejas y el cuidado de todos los hijos de Nuestro Padre Celestial, se encuentran entre los más sagrados de la Iglesia. Estas responsabilidades hacia los miembros incluyen a los recién conversos, los que se mudan a la unidad, los que participan plenamente en la Iglesia y los miembros con necesidades especiales; incluyendo a aquellos que se hayan alejado por un tiempo.

Con el cada vez mayor crecimiento de la Iglesia, muchos de nuestros obispos a veces luchan por mantener el ritmo con el aumento de su membresía y saber cuáles personas podrían necesitar un poco más de atención y cuidado. Aunque nada puede sustituir la inspiración del Espíritu Santo en el ministerio de un obispo, la tecnología moderna a veces puede ayudar.

A partir de esta semana, en algunas estacas seleccionadas de Guatemala y Costa Rica, la Iglesia estará realizando el plan piloto de una aplicación sencilla que los obispos podrán utilizar en sus dispositivos móviles para que les ayuden a mantener y mejorar el ritmo para con sus miembros. Esto incluye saber quién está asistiendo a la reunión sacramental, o quienes podrían estar visitando otras unidades, o no estar asistiendo en lo absoluto. Los obispos pronto recibirán instrucciones sobre cómo utilizar la aplicación y ellos a su vez lo explicarán en las reuniones del consejo de barrio.

Debido a que este es un plan piloto en el Área de Centroamérica, los miembros que escuchen al respecto deberán sentirse libres de hacer preguntas y compartir sus pensamientos sobre ello con el obispado del barrio si así lo desean.

Y después que habían sido recibidos por el bautismo, y el poder del Espíritu Santo había obrado en ellos y los había purificado, eran contados entre los del pueblo de la iglesia de Cristo; y se inscribían sus nombres, a fin de que se hiciese memoria de ellos y fuesen nutridos por la buena palabra de Dios, para guardarlos en la vía correcta, para conservarlos continuamente atentos a orar, confiando solamente en los méritos de Cristo, que era el autor y perfeccionador de su fe.

Y la iglesia se reunía a menudo para ayunar y orar, y para hablar unos con otros concerniente al bienestar de sus almas.

Nota sobre la Guía de Estilo:Al publicar noticias o reportajes sobre La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, tenga a bien utilizar el nombre completo de la Iglesia la primera vez que la mencione. Para más información sobre el uso del nombre de la Iglesia, visite nuestraGuía de estilo.