Mormon Newsroom
Noticia

Se conmemora el 170 aniversario del martirio del Profeta José Smith

Durante el desarrollo de la actividad, los asistentes pudieron presenciar vídeos sobre la vida y obra del Profeta José Smith, y el legado que nos dejó en esta dispensación.

En conmemoración del 170 aniversario del martirio del Profeta José Smith y su hermano Hyrum acontecida el 27 de junio de 1844, se dieron cita miembros y no miembros de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, del Barrio Bello Horizonte.

Durante el desarrollo de la actividad, los asistentes pudieron presenciar vídeos sobre la vida y obra del Profeta José Smith, y el legado que nos dejó en esta dispensación.

Las misioneras de tiempo completo, Hermanas Arcía (Utah, Estados Unidos y Salinas (San José, Costa Rica), compartieron su testimonio sobre la importante obra que desarrolló el Profeta Mártir, y como ese ejemplo de vida las impulsó a tomar la decisión de servir en una misión de tiempo completo, para predicar las buenas nuevas de salvación.

Así mismo se pudo presenciar un vídeo con el testimonio del élder Jeffrey R. Holland, del Quórum de los Doce Apóstoles, sobre la veracidad del Libro de Mormón y el sacrificio echo por el Profeta José Smith, para que éste pudiera salir a la luz y se propagara a todas las naciones y lenguas.

"Para mí el mayor legado del Profeta José Smith, es el evangelio restaurado y la traducción del Libro de Mormón". "El predico las buenas nuevas de Cristo y todos podemos llegar a ser las manos de Jesucristo en la actualidad", refirió la Hermana Collado, esposa del Presidente Collado al momento de su intervención.

Resaltó los valores humanos y la obediencia de José Smith, en el cumplimiento de su servicio como Profeta Vidente y Revelador, fundador de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días.

"José Smith, fue un instrumento en las manos de Dios, para sacar a la luz este evangelio restaurado". "Esta es la Iglesia de Jesucristo, este es su evangelio", manifestó la Hermana Collado.

Por su parte, el Presidente Collado, de la Misión Nicaragua, Managua - Norte, detalló los avances a pasos agigantados de la obra del Señor, bajo la conducción del Profeta José Smith.

"El Padre Celestial por conducto del Profeta José Smith, nos dio el evangelio restaurado, con todas aquellas verdades que se habían perdido". "Los profetas han tenido que pagar con sus vidas para testificar sobre las verdades, han tenido que dar una cuota de su sacrificio", remarcó el Presidente Collado a la audiencia.

Así mismo, hizo la invitación a todos los presentes, para preguntar a Nuestro Padre Celestial si estas cosas son verdaderas, siguiendo el ejemplo de José Smith. "Todos los que pregunten a Dios si estas cosas son verdaderas, llegarán a tener la respuesta", insistió el Presidente Collado.

Durante su mensaje, recordó cuando tuvo una experiencia en su juventud, mientras se encontraba en el Centro de Capacitación Misional, capacitándose para servir en una misión de tiempo completo, diciendo: "Toda mi vida he aprendido que José Smith es un Profeta de Dios. Sin embargo oré con todo mi corazón para sentirme bien conmigo mismo, esperando una respuesta a los sinceros deseos de mi corazón. Por espacio de tres días esperé ese momento y sentía que no recibía nada de respuesta, hasta que en una clase en el Centro de Capacitación, me tocó hacer el papel de investigador y al oír el testimonio de los otros dos misioneros que me enseñaban sobre la restauración del evangelio y de que José Smith era un Profeta de Dios, sentí con todo mi corazón, que en ese momento se me había contestado mi oración y no tuve duda alguna", finalizó diciendo el Presidente Collado.

Sin duda alguna fue una noche muy especial, nos trasladamos en un recorrido por la historia de este extraordinario hombre, que ofrendó su vida para que hoy en día gocemos de las bendiciones de tener el Evangelio Restaurado de Jesucristo sobre la tierra.

Nota sobre la Guía de Estilo:Al publicar noticias o reportajes sobre La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, tenga a bien utilizar el nombre completo de la Iglesia la primera vez que la mencione. Para más información sobre el uso del nombre de la Iglesia, visite nuestraGuía de estilo.