Nicaragüense servirá en la presidencia general de la Sociedad de Socorro

Nicaragüense servirá en la presidencia general de la Sociedad de Socorro

Reyna I. Aburto de origen nicaragüense, fue llamada como segunda consejera de la presidencia general de la Sociedad de Socorro

Nota de prensa

La Sociedad de Socorro es para las mujeres de 18 años en adelante y tiene el propósito de brindar apoyo en las necesidades temporales y espirituales de todas las mujeres de la Iglesia, así como de las personas que estén necesitadas. La Sociedad de Socorro de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días es una de las organizaciones de mujeres más grandes del mundo.

Reyna I. Aburto fue llamada como segunda consejera de la presidencia general de la Sociedad de Socorro, en la Conferencia General Anual n° 187, de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días.

 

Reyna Aburto nació en Nicaragua. Está casada con Carlos Aburto, quien es de México, y con quien tiene tres hijos. Asistió a la Universidad Centroamericana, donde estudió ingeniería industrial, y tiene un título de grado asociado en ciencias de la informática de la Universidad Utah Valley.

La hermana Aburto recuerda dos incidentes que vivió durante la infancia y que afectaron su vida: sobrevivió al terremoto que destruyó su casa y mató a su hermano menor en 1972, y vivió el período de la guerra civil en Nicaragua. A través de estas experiencias difíciles de pérdida, incertidumbre y temor, aprendió que las relaciones familiares, el amor y la fe son nuestras posesiones más preciadas.

En 1989, después de pasar por un momento difícil en su vida, fue invitada por los misioneros a asistir a la Iglesia en California. Ella tenía dudas al principio, pero recuerda sentirse segura y en casa al momento que entró en el centro de reuniones. Unas semanas más tarde, a los 26 años, fue bautizada. Dice que "nunca ha dejado de maravillarse por la belleza del Evangelio," pertenecer a la Iglesia es un privilegio, comentó.

Reyna Aburto sirvió en la junta general de la Primaria del 2012-2016, donde sus responsabilidades incluían la coordinación de recursos para los niños en la Iglesia con discapacidad, la hermana Aburto gustosamente ha prestado servicio en la Sociedad de Socorro, las Mujeres Jóvenes, la Primaria, la Escuela Dominical y Escultismo

Para la hermana Aburto su esposo, Carlos, es su “mejor amigo” y su “mayor apoyo”, y le gusta pasar tiempo con sus tres hijos y sus dos nietos.

Ella encuentra paz ante el conocimiento de que “existen los hombres para que tengan gozo” (2 Nefi 2:25) debido a que todas nuestras “aflicciones… pueden ser consumidas en el gozo de Cristo” (Alma 31:38).

Nota sobre la Guía de Estilo:Al publicar noticias o reportajes sobre La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, tenga a bien utilizar el nombre completo de la Iglesia la primera vez que la mencione. Para más información sobre el uso del nombre de la Iglesia, visite nuestraGuía de estilo.